Emergencias 610444770

ABSOLUCIÓN DE UN CLUB DE USUARIOS DE CANNABIS, ARCHIVO DE OTROS DOS Y DEVOLUCIÓN DEL CANNABIS.

ABSOLUCIÓN  DE UN CLUB DE USUARIOS DE CANNABIS,  ARCHIVO DE OTROS DOS Y DEVOLUCIÓN DEL CANNABIS.

Todo parecía indicar que a partir de la Sentencia del Pleno de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo de 484/2015 de 7 de septiembre de 2.015 y las otras dos siguientes en relación con los CSC se ceñían sobre los mismos negros nubarrones sobre su viabilidad. Aunque se ha de tener en cuenta que sí que existen sentencias absolutorias del propio Tribunal Supremo, pero por error de prohibición, es decir que no entran en el fondo de valorar si la actuación de la asociación o club es delito o no (ejemplo STS 563/2016 de 27 de junio). Y, asimismo, que a pesar que la tendencia ha sido la condena, también han habido sentencias absolutorias en cuanto al fondo en casos de asociaciones con alrededor de 30 socios (Sentencia 303/2016 de 30 de septiembre del Juzgado de lo Penal 5 de la Coruña). En este contexto, no sin dificultades, hemos logrado varios éxitos consiguiendo no sólo dos autos de archivo en relación a la actuación de CSC, sino que recientemente, en un asunto dirigido por nuestro Estudio Jurídico, se ha dictado una Sentencia de un Juzgado de lo Penal que ha absuelto a la junta directiva de una Asociación en relación al delito contra la salud pública por el que venían siendo acusados.

Historia del caso.

Los hechos denunciados en caso de la asociación alicantina remontan a junio de 2.013, cuando la Policía Nacional se presentó en el local sito en una localidad de la Comunidad Valenciana donde tenía su sede la asociación por requerimiento de unas quejas recibidas por una llamada al 091. La típica denuncia de un vecino quisquilloso y exagerado (que no quiere decir que pueda haber casos en donde los vecinos puedan tener razón). Al personarse en la entrada del local, intervinieron a uno de los socios y le interrogaron para que les dijera donde había adquirido la sustancia estupefaciente que portaba, manifestando éste que en el interior del local. Los agentes actuantes, que iban de paisano, tocaron al timbre del local a última hora de la tarde, anocheciendo, abriendo la puerta el Secretario de la Asociación, forcejearon con él y la con Presidenta que había acudido en su auxilio.

Desde este momento, hasta que acudieron los primeros agentes uniformados, permanecieron en el interior del local de la asociación once de los socios que en ese momento se encontraban allí. Finalmente, varios minutos después (unos agentes manifestaron en la vista 5 minutos y el jefe del operativo hablo de 30 minutos) accedieron al interior de la asociación los policías uniformados y realizaron un registro en el interior de la misma, llevándose detenidos a todos los socios presentes.

Como consecuencia de la actuación policial fueron incautados en total, así aparece en el atestado policial con todo lujo de detalles, y así aparece enumerado en la sentencia la cantidad de 49,83 gramos de cannabis y 217,53 euros en efectivo, todo ello junto con una libreta de anotaciones de entregas a socios, un cuño con el logotipo de la asociación, tres básculas de precisión, y para terminar entre otras cosas, dos cigarrillos mezcla cánnabis y tabaco con un peso de 1,6 gramos.

Durante la instrucción se intentó conseguir el archivo de la casusa para todos los imputados en atención, en gran parte, a los argumentos expuestos por en la sentencia para justificar la absolución, fundamentalmente, que se tratada de una cantidad incautada mínima, y que eran muy pocos socios. Finalmente se consiguió el archivo de la causa para todos menos para la junta directiva, y ello sobre todo porque el único argumento para sustentar la continuidad de su imputación era que los mismos estaban en el local de la asociación, y que alguno de ellos portaban cánnabis, cantidades mínimas y para un consumo casi inmediato, y otros ni tan siquiera eso. Se trató sin duda de una actuación policial desproporcionada e insostenible jurídicamente.

Esta asociación, como en las muchas ya expuestas en publicaciones anteriores, era una asociación tipo, en la que seguían unas pautas aprobadas por el conjunto de los socios reunidos en asamblea general de un modo democrático y donde no se pudo probar ningún tipo de lucro o interés económico de los imputados. Se trataba de una asociación de  alrededor de 60 socios, los mismos realizaban un consumo inmediato de la sustancia, es decir, lo hacían en el propio local social, y en cantidades muy pequeñas, nunca se entregaba más de dos gramos por socio y día, pues así lo establecían sus propias normas autoimpuestas en atención a un consumo responsable. Como de los expuesto se desprende.

Resultado del caso.

En cuanto a los finalmente  declarados inocentes de un delito contra la salud pública del art. 368 del código penal se trataba de dos personas con una vida normalizada, sin antecedentes penales, cuya única culpa era la de representar a un grupo reducido de usurarios de cánnabis que se habían constituido en asociación, para, bajo las pautas del consumo compartido establecidas en su momento por una jurisprudencia casi unánime de las diferentes Audiencias Provinciales del conjunto del Estado, poder organizarse para auto-proveerse de cánnabis.

En cuando al contenido de la sentencia, como todas, después de fijar los hechos, entra a realizar una valoración jurídico penal de los mismos, analizando en primer lugar el contenido y la interpretación que se debe hacerse el artículo 368 del código penal, señalando, como lo hizo la Sala Segunda del Tribunal Supremo en su momento, que el 368 debe interpretase en función de la lesión o no del bien jurídico protegido, es decir, de si se lesiona o no la salud pública.  

Finalmente, y después de una serie de reflexiones en relación con los CSC se entendió por el juzgador que la asociación en cuestión, y sus representes, los acusados, no estaban cometiendo un delito contra la salud pública en atención al contenido del artículo 368 que la misma no entraba dentro de los casos condenados por el TS.

Archivos previos al juicio. Devolución del cannabis.

Además de esta sentencia, se han conseguido también en estos últimos tiempos más convulsos en relación con la continuidad y la viabilidad de los CSC, siempre con posterioridad a la Sentencia del Tribunal Supremo de 484/2015, el archivo de las respectivas causas que se seguían frente a dos asociaciones de la Región de Murcia.

Se trata de dos asociaciones diferentes, en donde hubo informe favorable de fiscalía, el archivo y sobreseimiento de la causa que se seguía, en ambos casos, frente a todos los miembros sus respectivas juntas directivas. Una de las asociaciones contaba con 150 socios y le fueron incautados unos 500 gramos de cánnabis y 40 de hachís, y la otra, con una intervención de apenas 60 gramos pero con más de cien asociados, en esta asociación en concreto fiscalía interesó en su informe incluso la devolución de la sustancia incautada. En ambos casos se trataba de asociaciones debidamente constituidas y registradas en el Registro de Asociaciones de la Región de Murcia.

Conclusión.

Por todo esto, desde el trabajo realizado y por los objetivos conseguidos, seguiremos luchando desde nuestro Estudio Jurídico en los juzgados y tribunales de todo el Estado para tratar de minorar las consecuencias de una política de drogas desfasada e injusta. Y también seguiremos trabajando como hasta ahora junto los partidos políticos que nos han pedido colaboración para que desde los órganos legislativos Estatales y Autonómicos se trate de impulsar, conseguir y consolidar una nueva política de drogas que sea incluyente, que respete los derechos de unos ciudadanos libres en un Estado Democrático y Derecho y que persiga realmente solucionar los problemas de una política prohibicionista con la que solo se ha conseguido agravar aún más los problemas existentes.